¿Trabajas en casa con un portátil antiguo? Protégete con unas sencillas medidas

Debido a las normativas de confinamiento derivadas de la pandemia de COVID-19, a muchos de nosotros nos ha tocado montar un despacho en casa sin los recursos de los que disponíamos en la oficina. La buena noticia es que, independientemente del tipo de portátil o de sistema operativo que uses, puedes mejorar tu seguridad y la protección de tus datos mientras trabajas desde casa con tres sencillos pasos.

1. Actualiza tus programas

Si hacía tiempo que no usabas el portátil, es muy probable que no esté al día ni el sistema operativo ni los programas instalados. Los sistemas y programas obsoletos son vulnerables a las amenazas y actualizarlos te ayudará a reparar las brechas de seguridad y a proteger mejor tus datos. Una vez que hayas encendido el equipo, lo primero que debes hacer es un análisis manual para asegurarte de que se actualizan todos los programas y aplicaciones.

Después, puedes configurar el dispositivo para que lleve a cabo actualizaciones automáticas o instalar un programa que se encargue de hacerlo por ti. Puedes comprar un actualizador de software independiente para optimizar tu protección y rendimiento al máximo o descargar un paquete de seguridad que integre un actualizador.

Debes tener en cuenta que desde el pasado mes de febrero, cualquiera que trabaje desde casa y use Windows 7 en su portátil, no podrá realizar actualizaciones de programas. Si es tu caso, considera la opción de pasarte a Windows 10 para poder trabajar de forma segura desde casa.

Mientras tanto, limpia tu equipo eliminando los programas que no utilizas. Así reduces las posibilidades que un software malicioso piratee un programa y acceda a tu sistema. Además, liberas espacio de almacenamiento. Para que esta tarea sea aún más sencilla, limpia y optimiza tu dispositivo en un solo paso con un optimizador gratuito.

2. Realiza un análisis antivirus

Una vez que tenemos el sistema y las aplicaciones limpios y actualizados, podemos llevar a cabo un análisis antivirus para mejorar nuestras defensas frente a virus y software malicioso. Descarga un análisis antivirus fiable y gratuito para familiarizarte con la herramienta y evaluar su nivel de protección. Más adelante, podrás decidir si necesitas adquirir un software antivirus más robusto.

3. Instala una VPN

La mejor forma de proteger los datos que envías y recibes mientras trabajas desde casa es hacerte con una VPN (o red privada virtual). Al cifrar tus datos y ocultar tu ubicación, una VPN crea una conexión a internet privada y segura. De este modo, podrás trabajar y navegar por internet sin que nadie espíe las actividades que realizas en línea.

Una VPN es especialmente importante si en tu trabajo tienes que enviar o compartir datos de clientes, información financiera y otros datos confidenciales. Para mayor seguridad, usa un cable de red para conectarte directamente al router en lugar de hacerlo a través del wifi.

Tenemos un consejo que darte a la hora de elegir un proveedor de VPN personal. Lee detenidamente la política de privacidad porque te interesará saber si el proveedor puede rastrear tu actividad en línea y, en tal caso, qué acceso tiene exactamente. Te recomendamos que descargues una VPN gratuita de Avira, un proveedor galardonado con una estricta política de «ausencia de registros» que no vende tus datos a terceros.

Más consejos para proteger tu portátil contra el software malicioso cuando trabajas desde casa

Una vez que hayas hecho todo lo anterior, aún te quedarán algunas precauciones que tomar cuando empieces a trabajar desde casa con tu portátil. Asegúrate de que tu navegador está actualizado y evita correr riesgos de seguridad innecesarios. La mayoría de navegadores, como Chrome o Firefox, se actualizan de forma automática, pero lo mejor es reiniciarlos periódicamente para que siempre trabajes con la versión más reciente.

También puedes mantener tu portátil a salvo de virus y software malicioso evitando descargar archivos, actualizaciones o aplicaciones al azar. En lo que respecta a correos electrónicos, por ejemplo, ten presente que no debes hacer clic en enlaces ni descargar archivos de remitentes desconocidos. Ten mucho cuidado con los nuevos ataques de suplantación relacionados con la COVID-19.

No pierdas todo el trabajo hecho, haz copias de seguridad

Una vez que has protegido tu conexión y las actividades que realizas en línea, no es mala idea que te acostumbres a hacer copias de seguridad de tus datos. Al hacer una copia de seguridad, dispondrás de una versión limpia de tus archivos a la que recurrir en caso de ataque de virus. Antes de restaurar los archivos, realiza un análisis antivirus para asegurarte de que los archivos de la copia de seguridad no están infectados.

El nuevo coronavirus ya nos da bastantes quebraderos de cabeza, pero, si sigues estos pasos, tener que trabajar con un portátil antiguo desde casa no será un problema añadido.

 

 

Este artículo también está disponible en: InglésFrancésItalianoPortugués, Brasil

Content Manager
Former journalist. Storyteller at heart.