2020 ha sido un año excepcional en muchos aspectos. El panorama global de amenazas dio un vuelco cuando los ciberdelincuentes comenzaron a utilizar la COVID-19 en sus campañas de suplantación de identidad. El software malicioso para Windows continúa siendo el más habitual, pero todos los meses aumenta el número de amenazas para todo tipo de