Regreso a clases y peligros de internet. ¿Sabemos cómo proteger a los niños?

Aunque ya falta muy poco para la reapertura de las escuelas, muchos profesores aún están tratando de entender la modalidad en que se escuchará el primer timbre escolar. Dada la experiencia pasada, hay algo que se puede dar por sentado: la enseñanza en línea será una alternativa que se implementará en caso de necesidad.

Tanto si se trata de enseñanza en línea como presencial, con el regreso a las clases, los niños y los adolescentes volverán a pasar más horas en el mundo virtual. Ordenadores, smartphones y tabletas son herramientas muy útiles; no obstante, también pueden constituir una forma de exponerlos de forma prematura a contenidos que, a menudo, no están adaptados a sus edades. Por tal motivo se deben tomar las medidas necesarias y proteger a los niños de las amenazas y de los peligros potenciales que pueden encontrar en internet.

No se necesita ser un experto en tecnología para aumentar la seguridad de los niños en internet. El truco está en hacerles entender los peligros.

6 consejos con los que comenzar la conversación sobre la seguridad en internet:

  1. Hablar de la seguridad en línea para conocer los riesgos

Puede parecer trivial; no obstante, antes de comenzar a investigar los riesgos a los que se exponen los niños en internet, basta con preguntárselos a ellos mismos. Comunícate de forma calmada y sincera con tus hijos, pídeles que te muestren las aplicaciones que suelen usar, con quién hablan y cuáles son sus juegos favoritos. Presta atención a toda la información que te suministren para poder identificar cualquier amenaza a la que estén expuestos en internet. También puedes profundizar pasando un poco de tiempo con ellos, utilizando internet juntos para comprender qué tan conscientes están de los riesgos que se pueden encontrar y si saben protegerse de las amenazas en línea.

  1. Explícales y asegúrate de que entiendan los peligros y los riesgos que pueden enfrentar en internet

Actúa con prudencia en todo momento. Si ningún problema se ha manifestado hasta ahora, no significa que no pueda ocurrir. Por lo general, son las personas menos conscientes de los peligros las que se meten en problemas. Por lo tanto, explícales a tus hijos cuales son los peligros con los que se pueden encontrar en internet y, en particular, el motivo por el que no deben compartir información personal en la red o con desconocidos. No subestimes su capacidad de comprender. Ofrece ejemplos prácticos; todos conocemos al menos alguno relacionado con la suplantación de identidad, los virus, las estafas en línea, los contenidos robados, etc.

  1. Colaborar para establecer reglas con respecto a la protección al navegar en internet

Privar a los niños de sus dispositivos electrónicos favoritos puede percibirse como una medida extrema. En lugar de quitarles los dispositivos por un tiempo determinado, trata de establecer límites de uso diario: incluso será más fácil para ti verificarlo. Enseña a los niños a desconectarse y también establece los lugares en los que el ordenador, el smartphone y la tableta no se deben utilizar, por ejemplo, al sentarse a la mesa para comer.

  1. Actualización de la configuración de privacidad y seguridad de sus cuentas y dispositivos

Aumenta la protección de sus cuentas, en especial, la protección relativa a la privacidad. Elegid juntos una contraseña segura y asegúrate de que las fotos y otras informaciones importantes en las redes sociales sean privadas o que solo se compartan con los amigos. Además, debes tener la seguridad de que la información de vuestras cuentas cumpla con la misma regla y no te dejes llevar por el entusiasmo este año: los atacantes podrían obtener valiosos datos de una insustancial foto de los niños frente a la escuela compartida en la red.

  1. Protección de sus dispositivos de las amenazas en línea

Cuando no puedas supervisarlos en persona, utiliza la tecnología. Son muchos los aparatos tecnológicos que cuentan con el llamado control parental, una función que permite monitorizar la actividad en línea, bloquear el acceso de los niños a determinadas categorías de sitios web y también de configurar horarios de uso. Sin embargo, es importante recordar que solo se trata de un instrumento que te puede ayudar a aumentar la seguridad en línea de tus peques y que no sustituye la presencia vigilante de los padres. Además de esta función integrada en los dispositivos, los desarrolladores han perfeccionado muchas otras aplicaciones que te pueden ayudar a monitorizar y proteger la privacidad y la seguridad de tus hijos en internet.

Te recomendamos que leas: Control parental

  1. Instalación de una protección del tipo antivirus.

Internet es un valioso recurso para cualquiera, no obstante, no ha sido creado para los niños. Solo basta un clic equivocado para comprometer un dispositivo, una cuenta o los datos bancarios, sobre todo, si los padres dejan sus propios dispositivos electrónicos en manos de sus hijos. Asegúrate de instalar un software antivirus en todos tus dispositivos. Las tabletas y los smartphones acceden a internet, por lo que también están expuestos a riesgos. Nosotros te aconsejamos Avira Free Security para protegerte. Este software resguarda tanto tus datos como tus dispositivos de todo tipo de amenazas, incluyendo las vulnerabilidades inherentes a los dispositivos, por ejemplo, las contraseñas débiles o los programas obsoletos. Además, garantiza una navegación web protegida y ofrece protección en tiempo real bloqueando los sitios web peligrosos antes de que se carguen.

Te recomendamos que leas: Infografía: Control de los teléfonos inteligentes por parte de los padres  

Este artículo también está disponible en: InglésFrancésItalianoPortugués, Brasil