¿Qué opciones de navegación privada existen en el mundo cibernético actual, constantemente monitorizado?

El 13 de mayo de 2020, se planteó al Senado una enmienda de la Patriot Act (la Ley Patriota, establecida en 2001 tras los ataques del 11 de septiembre y que permite al gobierno estadounidense recopilar información privada de los ciudadanos de EE. UU.). El objetivo de esta enmienda era proteger los datos de navegación y del historial de búsqueda de los estadounidenses frente a la vigilancia de las fuerzas policiales. Sin la enmienda, las fuerzas policiales o los funcionarios del gobierno pueden acceder a los datos de navegación web o el historial de búsqueda sin una orden. Solo eran necesarios 60 votos para que se aprobase la enmienda; consiguió 59.

Con este panorama, es probable que te preguntes qué opciones, si es que las hay, existen para mantener la seguridad del historial de búsqueda de tu navegador. Sigue leyendo para descubrir herramientas y consejos detallados para una navegación privada.

¿Qué información se almacena en el historial de navegación?

Navegar por internet parece algo inocente: tecleas una dirección y accedes a esa página. Si ya has visitado la página antes, quizás hasta disfrutes de la comodidad de que el navegador complete la dirección automáticamente, porque forma parte del historial de navegación. Pero puede que no te des cuenta de que los sitios web que visitas no son los únicos datos que se almacenan en tu historial; de hecho, hay muchísima información personal que se almacena utilizando las dos «C».

Cookies – Probablemente algún sitio web te haya advertido de que usan «cookies». Una cookie es un conjunto de datos que envía un sitio web y se almacena en tu equipo. Las cookies almacenan nombres de usuario, contraseñas, tu nombre, número de teléfono y dirección. Las cookies también permiten a terceros rastrear tus visitas y actividades en línea.

Caché – Los navegadores almacenan archivos temporales para ti (páginas web y otros tipos de contenido multimedia) utilizando lo que se llama una caché. Una caché es un componente de hardware o software que almacena datos para su uso en el futuro. Las cachés pueden resultar muy convenientes, puesto que ayudan a los programas o dispositivos a funcionar con mayor rapidez la siguiente vez que traten de acceder a información similar. No obstante, una caché también permite que otras personas vean los sitios que has visitado con tan solo utilizar tu equipo.

Las cookies y las cachés pueden facilitar tus experiencias de navegación y compras en línea, y hacer que sean fluidas. Pero también pueden ofrecer a las fuerzas policiales una clara imagen de tu actividad en línea y tus datos personales. Por suerte, aún hay modos de proteger tu actividad en línea. Cuando estés en tu navegador, ya sea Google Chrome, Internet Explorer, o Firefox, determina dónde almacena este las cookies. Cuando hayas encontrado la configuración de cookies, puedes borrar las cookies existentes, gestionar cómo se almacenarán las cookies en el futuro e incluso prohibir completamente las cookies en tu navegador.

¿El modo incógnito funciona para mantener la privacidad de tu historial de búsqueda?

Otra forma de proteger tu historial de navegación por internet es utilizar opciones de navegación privada. La pestaña Incógnito de Google Chrome, el modo de exploración InPrivate de Internet Explorer, y el modo de navegación privada de Firefox, son ejemplos de opciones de modo incógnito.

Utilizar la navegación privada implica que tus acciones en línea no se almacenan en tu equipo. Por ejemplo, cuando sales de un navegador privado, todas las cookies recopiladas durante la sesión se borran automáticamente. Puedes utilizar dispositivos públicos con confianza, sabiendo que tus nombres de usuario y contraseñas no quedarán almacenados una vez que cierres sesión. La navegación privada también evita que terceros recopilen tus datos.

No obstante, utilizar un modo incógnito no es del todo privado. Utilizar un navegador privado no bloquea tu dirección IP del rastreo de datos. También debe preocuparte el rastro de tus actividades de navegación por parte de routers, cortafuegos y servidores proxy. Los sitios web que visites también pueden seguir recopilando datos cuando usas el modo privado. En otras palabras, navegar por internet en modo incógnito no te va a hacer invisible. Tus datos aún pueden estar visibles para el proveedor de internet y, a su vez, para hackers, cibercriminales y el gobierno federal.

¿Qué navegadores ofrecen opciones de privacidad?

Otra forma de proteger tu privacidad en línea es utilizar un navegador diferente. La mayoría de nosotros recurrimos a las opciones comunes: Internet Explorer, Google Chrome, Bing, y Yahoo, por ejemplo. Pero estos son los peores en lo que respecta a tu privacidad en línea. Entre los navegadores que han demostrado proteger mejor la privacidad se encuentran Mozilla Firefox, Safari de Apple, Opera, y DuckDuckGo. Opera ofrece el bloqueo de scripts y actualizaciones frecuentes, mientras que DuckDuckGo no rastrea los términos de búsqueda, la actividad web, ni los enlaces en los que haces clic.

Usa una VPN para una mayor privacidad en línea

La mejor forma de navegar por internet de forma anónima es a través de una red privada virtual (Virtual Private Network, VPN). Una VPN mantiene oculta tu dirección IP y protege tu actividad en línea garantizando que tus acciones en línea estén cifradas con protocolos especiales. En esencia, si utilizas una VPN, el mundo exterior no podrá leer tus datos. Si bien no es infalible, es uno de los mejores modos de proteger tu privacidad en línea y navegar por internet con confianza.

Este artículo también está disponible en: InglésFrancésItalianoPortugués, Brasil