Primera línea de seguridad informática: en las entrañas del Laboratorio de protección de Avira

Al acelerarse la propagación del nuevo coronavirus, Avira no perdió el tiempo y decidió que todos sus empleados trabajasen desde casa ya a principios de marzo. Lo que hubiera podido suponer un importante reto para una compañía de su tamaño resultó ser una tarea bastante sencilla, ya que sus equipos internacionales ya estaban familiarizados con la tecnología y las herramientas necesarias para trabajar de forma remota. Estas capacidades son incluso más importantes para el Laboratorio de protección de Avira, cuyas responsabilidades cotidianas incluyen desbaratar ataques de seguridad informática y mantener a los piratas alejados de las bandejas de entrada y las cuentas bancarias de los usuarios.

Para conocer cómo continúa protegiendo la actividad en internet su equipo, nos reunimos virtualmente con Alexander Vukcevic (director del Laboratorio de protección de Avira), Mihai Grigorescu (investigador superior de amenazas) y Amr Elkhawas (investigador especialista en amenazas).

Esto es lo que nos contaron sobre el teletrabajo.

¿Estaba preparado el Laboratorio de protección de Avira para el teletrabajo?

Alexander Vukcevic: El Laboratorio de protección de Avira es un equipo internacional que cuenta con miembros en distintos países, así que, en cierto modo, ya trabajábamos de forma remota. Por lo tanto, desde un punto de vista técnico y en términos de la cultura de la empresa, que los investigadores de amenazas trabajasen desde casa no nos suponía un reto.

Mihai Grigorescu: Sí, ya nos sentíamos muy cómodos reuniéndonos por videoconferencia, manteniendo el contacto por chat y correo electrónico y usando herramientas de colaboración para compartir documentación o actualizar tareas.

Amr Elkhawas: Además de trabajar principalmente con herramientas en la nube, estábamos muy preparados incluso desde antes de la pandemia. Teníamos acceso a través de VPN a todos nuestros sistemas y máquinas de análisis para responder ante cualquier amenaza urgente que pudiese surgir cuando estábamos de guardia fuera del horario de trabajo.

¿Cómo ha cambiado vuestra rutina diaria?

AV: Lo que ha cambiado desde el primer día es la coordinación del equipo. Ahora tenemos una reunión diaria por la mañana por videochat para revisar las tareas pendientes. Resulta una buena forma de darnos los buenos días virtuales y nos recuerda la sensación de llegar a la oficina.

¿Qué es lo más duro de trabajar desde casa?

AV: Para la mayoría de nosotros, lo más complicado es no poder tener conversaciones en persona para comentar ideas, debatir y compartir opiniones constructivas o recopilar información para desarrollar nuevos planes. Lo compensamos con videoconferencias especiales y llamadas de teléfono puntuales, pero no es lo mismo.

¿Habéis observado un aumento del número de problemas relacionados con la seguridad informática y las estafas en línea desde el inicio de la pandemia por el nuevo coronavirus?

MG: Estamos viendo un mayor riesgo de ataques de todo tipo, desde sitios web de suplantación de identidad o robo de datos hasta ransomware o software malicioso desarrollado especialmente para Android. Lo cierto es que nos enfrentamos a ciberdelincuentes inteligentes y oportunistas que no tienen trabas morales. Por eso, durante la pandemia, hemos llegado a ver ataques de ransomware a hospitales que han bloqueado equipos, retrasando cirugías o resultados de pruebas de coronavirus.

¿Cómo habéis sido capaces de reaccionar con rapidez ante las nuevas amenazas?

AV: En lo que se refiere a nuestro trabajo, estamos actuando como siempre. El teletrabajo no afecta a nuestro tiempo de reacción, a nuestra capacidad de trabajar en equipo ni a la calidad de nuestra labor. Seguimos esforzándonos todos los días para mantener a nuestros usuarios a salvo.

AE: Estoy de acuerdo, pero también me he dado cuenta de que, como cualquier usuario, paso más tiempo conectado y he podido detectar ataques en su medio natural y reaccionar ante ellos con todos los sistemas que tenía a mi disposición de forma remota.

¿Trabajar desde casa os ha acercado a la experiencia que el consumidor tiene con los problemas de seguridad informática? ¿Ha cambiado o ha ampliado vuestra perspectiva sobre el trabajo que hacéis y su utilidad?

MG: La verdad es que para mí no. Diría que es muy complicado perder la perspectiva trabajando en este campo. Todos tenemos familiares y amigos vulnerables a los ciberataques y siempre somos conscientes de la importancia de nuestro trabajo. Una sola detección puede marcar la diferencia entre que la vida siga su curso normal o que te vacíen la cuenta del banco. La protección de nuestros clientes es nuestra prioridad y una enorme responsabilidad.

AE: A mí me ha acercado enormemente al lado del consumidor. Ver cómo amigos y familiares propagan enlaces de suplantación que prometen la cura o el tratamiento del virus a través de redes sociales sin duda me ha hecho ver lo necesarios que somos para mantenerlos a salvo en un mundo conectado.

¿Qué consejos podéis darnos para trabajar desde casa? ¿Alguna recomendación para no perder la concentración y ser productivos?

MG: Creo que es importante tener una rutina por la mañana porque nos hace empezar el día con buen pie. Otro consejo que puedo dar es establecer una serie de normas con el resto de personas que viven bajo el mismo techo acerca de tus necesidades de trabajo. Por ejemplo, decidir si pueden entrar en tu despacho o marcar las horas en las que no se te puede interrumpir.

¿Con los recursos de los que la mayoría disponemos en casa, cómo nos podemos asegurar de que no corremos riesgos en internet?

AV: El mejor consejo que puedo dar es que se use nuestra solución galardonada. Y lo mejor de todo es que está al alcance de cualquiera. Confía en nosotros para que protejamos tu vida virtual. Es nuestra misión y trabajamos con esfuerzo y dedicación para mantenerte a salvo.

AE: Yo recomendaría a las personas que teletrabajan que siempre desconfíen al hacer clic en cualquier enlace y que aumenten sus precauciones en materia de seguridad con los recursos en línea. Otro consejo muy importante es instalar una solución antivirus para que, aunque bajes la guardia, siempre tengas a alguien que cubriéndote las espaldas.

Haz caso a los expertos del Laboratorio de protección de Avira y mantente a salvo al trabajar desde casa con Avira Free Security.

Este artículo también está disponible en: InglésAlemánFrancésItalianoPortugués, Brasil