Skip to Main Content

Noviembre: mes de descuentos, pero también de estafas en línea

Ante la llegada de las rebajas online de finales de noviembre, también aumenta nuestro interés por consumir y comprar por internet. De hecho, este evento de inspiración estadounidense dedicado a las compras se ha difundido por todo el mundo, convirtiéndose en un auténtico día de celebración.

Las cifras ya confirman que se trata de un gran negocio: tan solo el año pasado, más de 93 millones de personas decidieron comprar por internet durante el fin de semana dedicado a los descuentos, mientras que los beneficios superaron el umbral récord de 7,4 miles de millones de dólares.

Ahora bien, parece que el 2020 no va a ser como otros años. Esto se debe a que la pandemia causada por la COVID-19 y el consiguiente periodo de confinamiento han acelerado la difusión del comercio electrónico y han obligado a las personas a utilizar más sus dispositivos para comprar online, acostumbrándolas de esta manera a la nueva forma de ir de compras.

Si tenemos en cuenta este aspecto, no hace falta ser el Sherlock Holmes de la seguridad digital para entender que los hackers y los estafadores aprovecharán la ocasión para engañar a los compradores que están menos alerta. Independientemente del cebo o del canal empleado, su objetivo siempre será el mismo: robar dinero o datos personales a sus víctimas, o bien atacar sus dispositivos.

Las estafas online más frecuentes durante el periodo de rebajas a finales de noviembre:

  1. Promociones falsas, problemas con los envíos y otros correos electrónicos de suplantación de identidad

Muchas de las estafas online más habituales de este periodo del año comienzan con un correo electrónico de suplantación de identidad que simula ser de una conocida marca. A menudo, los mensajes aparentemente inofensivos ocultan unas artimañas muy meditadas. Los correos electrónicos falsos pueden solicitar más información sobre presuntos pedidos e invitar a los usuarios a autentificarse en sitios maliciosos, muy parecidos a los de las compras online. Otras veces contienen archivos adjuntos que se muestran como facturas, vales o cupones de descuento, pero en realidad no son más que software maliciosos y virus. Según los estudios, el peor momento para la seguridad digital sería precisamente durante las rebajas de finales de noviembre, cuando los ataques de suplantación de identidad se duplican.

  1. Sitios fraudulentos creados para engañar

A partir de un correo electrónico que propone ofertas irresistibles con motivo del Black Friday se puede terminar en un sitio web creado por hackers con el objetivo de robar datos personales o datos bancarios. Tampoco faltan las trampas de esas falsas tiendas online que, una vez que reciben el pago, nunca envían los productos que han comprado los usuarios. Normalmente, estos sitios copian muy bien las populares plataformas de comercio electrónico y después de la fiebre de las rebajas, echan el cierre y eliminan cualquier rastro.

  1. Las etiquetas: la nueva herramienta de las estafas online

Los estafadores siguen muy de cerca las tendencias del mundo virtual y aprovechan todos los canales a disposición para atacar a las personas que buscan descuentos y oportunidades increíbles. Las trampas no solo empiezan con molestos anuncios en los que a menudo se hace clic de forma involuntaria o con correos electrónicos de suplantación de identidad, sino que pueden estar por las redes sociales desde hace tiempo. Para aumentar la visibilidad, los estafadores comparten mensajes que llaman la atención y usan etiquetas como #sorteo, #blackfriday o #rebajas, que facilitan su búsqueda por los canales sociales. Además, según los algoritmos de la plataforma, es más probable que una publicación con etiquetas de interés aparezca entre las novedades de usuarios presos de la fiebre por las compras: sin lugar a duda, son ellos las víctimas predilectas de los estafadores durante este periodo. Asimismo, las personas con malas intenciones pueden valerse de cuentas falsas para etiquetarte en sus publicaciones con enlaces maliciosos, compartir o retuitear los mensajes de estafa, dándoles más credibilidad.

A menudo, el deseo por encontrar una ganga nubla la capacidad de distinguir una oferta realmente buena de un engaño, especialmente cuando se esconden tras un descuento o una validez solo durante un tiempo limitado. Por ello, durante las próximas rebajas online, ten en cuenta que no es oro todo lo que reluce y analiza cualquier promoción con mucho cuidado. Al fin y al cabo, tropezar con una estafa no es, desde luego, una buena compra.

Te recomendamos leer este artículo: Llegan las rebajas: evitemos las estafas online

Este artículo también está disponible en: FrancésItaliano