¿Más velocidad? Cómo mejorar una conexión wifi lenta

El confinamiento nos ha traído no pocos contratiempos y, para muchos, un wifi lento es uno de ellos. Ante un número sin precedentes de personas conectadas al mismo tiempo, la capacidad de nuestra conexión a internet se pone a prueba. No solo tenemos que compartir el ancho de banda con las personas con las que convivimos, sino que también nos ralentizan las interferencias de redes vecinas.

Dicho esto, hay formas de mejorar la conexión y de que el trabajo desde casa sea más productivo. Estos consejos te ayudarán a mejorar y a acelerar la conexión wifi.

¿Dónde colocar el router para aumentar la velocidad?

Antes de nada, piensa en dónde tienes mejor cobertura. Recorre la casa con tu dispositivo y comprueba dónde captas una señal más intensa. Una vez que hayas visto dónde funciona mejor tu red, puedes decidir la mejor ubicación para el router. Un router envía señales en todas las direcciones, así que necesita un espacio sin interferencias.

En vez de colocarlo en el suelo, esconderlo detrás del sofá o ponerlo en un rincón, elige una ubicación en la que el router esté lo más alto que sea posible y donde no haya obstáculos. Cuando trabajes, ponte tan cerca como puedas del aparato para que tu conexión sea más sólida y rápida.

Comprueba interferencias y cambia el canal

Hay veces en las que lo que ralentiza tu wifi es que la red está intentando funcionar en el mismo canal que otras redes inalámbricas cercanas. Para mejorar el rendimiento de tu conexión, averigua en qué canal te encuentras y cámbiate al que esté menos congestionado. Para comprobarlo en un equipo Mac, mantén pulsada la tecla Opción, haz clic en el icono de wifi de la barra del menú y selecciona Abrir Diagnóstico Inalámbrico. Los usuarios de Windows pueden usar una herramienta llamada WifiInfoView.

En los wifis de 2,4 GHz, los canales más comunes que no se solapan entre sí son el 1, el 6 y el 11. Por otro lado, si tu dispositivo lo permite, puedes configurar el router para que sea posible elegir entre el canal de 2,4 GHz y el de 5 GHz.

¿Qué se está comiendo tu ancho de banda?

Otra medida importante para optimizar la velocidad de tu wifi es comprobar quién o qué está consumiendo tu ancho de banda. El ancho de banda total de tu red se divide entre todos los dispositivos conectados, así que es importante descubrir quién usa los dispositivos, cuándo y para qué. El objetivo es evitar que dos personas usen al mismo tiempo programas que consuman mucho ancho de banda. Por ejemplo, al asistir a una videoconferencia o descargar un archivo de gran tamaño al mismo tiempo que alguien juega o ve Netflix.

Para que tus horas de trabajo sean lo más productivas posible, incluso puedes diseñar un horario semanal para tu familia y repartir el uso del ancho de banda según corresponda.

También hay aplicaciones que acaparan ancho de banda aunque no estés usándolas. Analiza tus aplicaciones y elimina todas las que no necesites. Y en las que te quedes, también puedes desactivar la opción de que se actualicen en segundo plano en todos los dispositivos.

Usa un punto de acceso móvil o una red de malla para mejorar la wifi

Si las opciones anteriores no han servido para acelerar tu conexión, no lo des todo por perdido. Puedes usar tu smartphone para crear un punto de acceso móvil, aunque la desventaja es que consumirá buena parte de tu plan de datos.

Otra solución es comprar una red de malla que amplíe la cobertura mediante varias unidades idénticas repartidas por la casa.

Optimiza tu dispositivo para acelerar el rendimiento

Muchas veces, lo que consideramos el problema resulta ser solo una parte de las dificultades. Más allá de tu conexión wifi, puede que tu propio dispositivo esté lastrando tu productividad. Para aumentar el ritmo, puedes probar una herramienta gratuita, como Avira Free Security, que optimice la velocidad y el rendimiento del equipo. Incluye un Optimizador de inicio que te muestra qué aplicaciones se ejecutan al iniciar el equipo y cuáles lo ralentizan. Así, podrás decidir qué programas posponer o detener.

También puedes acelerar tu equipo mediante un análisis con un clic que actualice de forma automática controladores obsoletos y que permita al limpiador eliminar basura, como la caché del sistema, los archivos temporales o los datos de usuario innecesarios.

Una vez que hayas mejorado tu conexión wifi lenta y que hayas acelerado el equipo, puedes volver al trabajo y centrarte en lo importante, como esconder cualquier cosa que te pueda abochornar en tu próxima videoconferencia.

Este artículo también está disponible en: InglésFrancésItalianoPortugués, Brasil