Skip to Main Content

¿Cómo eliminar los datos personales de Internet?

Para algunas personas, la privacidad solo se refiere al modo de comunicación con otra persona, pero se olvidan de que también está vinculada a la medida en que nos siguen y controlan en línea. De hecho, en la era moderna, esa fina línea que separa nuestra identidad física de la digital puede ser muy frágil.

Solo tenemos que pensar en lo mucho que nos gusta a todos publicar en las redes sociales sobre cosas que ocupan un lugar muy importante en nuestra vida cotidiana. Compras en línea, búsqueda de empleo, banca electrónica, redes sociales… Hoy en día, es muy difícil estar totalmente desconectado de Internet y, dada la magnitud del problema, la privacidad digital ahora es más importante que nunca.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando cierta información personal que no queríamos compartir con el mundo acaba en Internet? ¿O qué pasa cuando una de las plataformas que utilizamos es víctima de un ciberataque y los datos robados se hacen públicos? ¿O si un foro antiguo que no visitamos desde hace años todavía contiene datos personales o fotos embarazosas que podrían causarnos un problema? Dicen que Internet tiene la memoria de un elefante, pero en realidad es mucho mayor y, a menos que alguien intente eliminarla, es posible que toda la información presente en el mundo virtual se quede allí para siempre. Pero, ¿es posible eliminar toda la información personal que hay en Internet?

La respuesta rápida es no, pero eso no significa que no se pueda hacer nada. Existen algunas medidas que se pueden tomar para reducir de manera significativa la cantidad de datos personales que hay en Internet y que nos pueden proporcionar una gran protección contra el robo de identidad, la violación de la privacidad, los ciberacosadores y otras amenazas digitales.

¿Cómo desaparecer de la red?

1. Empieza por una búsqueda rápida en Google

La mejor manera de conocer la información que debes eliminar es identificar aquella a la que otros también pueden acceder. Busca tu nombre y apellidos en Google entre comillas para ver solamente los resultados relevantes. Si tu nombre y apellidos son muy comunes, prueba a añadir también tu ciudad o empleo. También puedes realizar la misma búsqueda con tu número de teléfono o dirección de correo electrónico.

Como habrás podido comprobar, los resultados de los motores de búsqueda muestran mucha información personal en diferentes sitios web, páginas de redes sociales, noticias e incluso imágenes en caché. Sin embargo, puedes pedirle a Google que excluya todos los resultados que contengan tus datos personales enviando una solicitud de eliminación de contenido. No está garantizado al 100 %, pero Google intentará excluir tus datos de sus resultados, lo que reducirá en gran medida la posibilidad de que los internautas te encuentren a través de los motores de búsqueda.

Aprovecha también para visitar la página de tu cuenta de Google: encontrarás una serie de ajustes para aumentar la privacidad, reducir la recopilación de datos o eliminarlos definitivamente de los registros de Google. Desde el Panel de Control, por ejemplo, puedes comprobar si Google guarda el historial de tus búsquedas, tu ubicación y contactos, así como ver las aplicaciones descargadas en el Play Store o los comentarios que has dejado en los vídeos que has visto en YouTube. Puedes impedir que Google guarde tus búsquedas o tu historial de ubicaciones accediendo a la configuración de tu cuenta.

2. Elimina las cuentas en línea obsoletas o que ya no utilizas

Es fácil que nos olvidemos de esas cuentas en línea antiguas a las que no accedemos desde hace años o incluso décadas. Si no las has encontrado mediante la búsqueda en Google, piensa en las redes sociales en las que has creado un perfil. Además de las más utilizadas como Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram, ¿sigues teniendo alguna cuenta pública en sitios como Tumblr, MySpace o Reddit? ¿En qué sitios te has registrado para comprar por Internet? Una vez localizadas, entra en la configuración de cada cuenta y busca una opción que te permita desactivarlas o eliminarlas. Dependiendo de la cuenta, esta opción podría estar en los apartados Seguridad o Privacidad.  Si tienes problemas con una cuenta en particular, busca en Internet «Cómo eliminar», seguido del nombre de la cuenta que quieres suspender. Asimismo, si no puedes desactivar un perfil por cualquier otro motivo, elimina la información que contenga o cámbiala por datos aleatorios que sean distintos a los reales.

3. Elimina publicaciones, comentarios y debates de foros antiguos

No te olvides tampoco del rastro que has dejado en los sitios web en forma de comentarios, mensajes y publicaciones en foros: todo se puede rastrear a través de Google, especialmente si tu nombre de usuario coincidía con tu nombre y apellidos. Si no encuentras la opción concreta para borrarlos, será difícil eliminarlos, ya que no existe un procedimiento estándar para borrar los comentarios de un foro o un artículo. La única opción posible será que te pongas en contacto con el propietario del sitio web y le solicites que eliminen tu comentario.

4. Cierra tus cuentas de correo electrónico

El correo electrónico es el método de comunicación más popular del mundo. Las direcciones de correo electrónico se utilizan para todo tipo de transacciones digitales, incluidas las de banca electrónica. Es importante saber que no es suficiente con dejar de usar una cuenta de correo electrónico para que se elimine. Si dejas una cuenta de correo electrónico abierta y no la revisas frecuentemente, podría ser hackeada sin que te dieras cuenta.

Antes de cerrar la cuenta, asegúrate de haber descargado y guardado todos los datos, ya que nunca sabes en qué momento podría serte útil un archivo de conversaciones antiguas. No obstante, ten en cuenta que si cierras una cuenta, ya no podrás utilizar los servicios con los que estaba vinculada. Por eso, asegúrate de localizar y desactivar todos esos servicios antes de cerrar tu bandeja de entrada.

5. Elimina todas las aplicaciones innecesarias de tu teléfono o tablet

Por lo general, la descarga de aplicaciones abre la puerta a una serie de problemas de privacidad. A menudo, las empresas hacen todo lo posible para atraer u obligar a los usuarios a descargarlas. Por ejemplo, en el caso de Facebook, es muy difícil enviar mensajes desde un smartphone si no te has descargado su aplicación Messenger. De hecho, muchas aplicaciones móviles que descargamos en el teléfono o en la tablet recopilan información importante sobre nuestros hábitos digitales, así como los siguientes datos: nuestro nombre, la dirección de correo electrónico, los sitios web en los que pasamos más tiempo o nuestra ubicación geográfica. Esta información puede ser pirateada, filtrada o robada, y si llegase a manos de un estafador, nuestro dinero también podría estar en peligro.

Si no estás seguro de que una aplicación sea fiable, puedes consultar las condiciones de uso y la política de privacidad para ver qué datos se recopilan, el motivo de dicha recopilación e información sobre cómo pueden protegerse, almacenarse y compartirse. Si no quieres que la aplicación almacene tus datos, intenta eliminarlos tú mismo o pídele al desarrollador de la aplicación que los borre.

Ten en cuenta que desinstalar una aplicación de un dispositivo no siempre significa que el desarrollador de la aplicación vaya a eliminar tu información personal.

6. Elimina los datos de tu dispositivo

Además de la red, el historial del navegador también contiene una serie de datos personales, como los sitios web visitados, las contraseñas, las imágenes y los archivos en caché. Si un hacker accede a tu dispositivo, podría utilizar estos datos, pero, no te preocupes, es muy fácil eliminar la mayoría de la información. Borra regularmente el historial del navegador, elimina las cookies e instala un software de seguridad que proteja tu privacidad en línea.

7. Utiliza un servicio de pago para eliminarlos rápidamente

Existen varios servicios de pago que pueden eliminar toda la información personal que se ha almacenado en Internet a lo largo del tiempo. Un ejemplo es DeleteMe, un servicio de suscripción que controla la publicación de tu información personal, además de eliminar de Internet datos como nombres, direcciones actuales y anteriores, la fecha de nacimiento y nombres de usuario.

Además, este servicio también puede garantizarte que tu información privada se excluya de los resultados de búsqueda y de plataformas como las bases de datos de búsqueda de personas.

Para ello, tendrás que concederle acceso a la cuenta de correo electrónico que utilizaste para registrarte en los diferentes sitios y permitirle enviar mensajes de correo electrónico. El servicio puede cancelarse en cualquier momento y, aunque no lo uses para el fin previsto, DeleteMe puede ofrecerte una imagen precisa de todas las vinculaciones o registros relacionados con tu dirección de correo electrónico.

 

Todos somos responsables de la información que compartimos en Internet, pero eso no quiere decir que tenga que quedarse ahí permanentemente una vez que la hemos publicado. Somos conscientes de que se requiere tiempo y esfuerzo para encontrar todas las publicaciones y cuentas antiguas que podrían comprometernos. Realizar una limpieza de los datos personales almacenados en Internet nos hará más conscientes de lo que queremos compartir en el mundo virtual.

Este artículo también está disponible en: FrancésItalianoPortugués, Brasil