Actualiza tu Android: puede tener cualquier aplicación infectada

StrandHogg 2.0 es un nuevo error de Android que permite que el software malicioso se haga pasar por aplicaciones reales para robar los datos del usuario. Prácticamente todas las versiones de Android corren peligro.

StrandHogg es un software malicioso para Android que surgió en diciembre de 2019 y permitió a los piratas informáticos vaciar las cuentas bancarias de sus víctimas. Según HackerNews, recientemente se ha descubierto que este software ha vuelto con un nuevo error clave.

El software malicioso afecta a todos los smartphones y tablets Android, excepto aquellos que funcionen con Android 10. Es decir, en estos momentos hay miles de millones de dispositivos vulnerables.

Las vulnerabilidades provocadas por StrandHogg permiten que cualquier aplicación maliciosa se haga pasar por una legítima que ya esté instalada en el dispositivo de la víctima. De este modo, puede acceder a los mensajes privados y a las fotos, robar las credenciales de la víctima, rastrear los movimientos del GPS, hacer o grabar llamadas de teléfono y espiar a través de la cámara o el micrófono.

Protege tu dispositivo Android: qué hacer

Lo primero y más importante es que te asegures de que tu smartphone está actualizado. Puedes comprobarlo en la sección Ajustes > Seguridad > Comprobar actualizaciones de tu dispositivo Android.

No hay ninguna otra forma de saber si una aplicación ha sido pirateada y no es posible bloquearlo. No obstante, sí que debes tener mucho cuidado con las aplicaciones que instalas y también debes prestar atención a las señales que pueden indicarte que tu dispositivo Android es víctima de StrandHogg 2.0.

Ten mucho cuidado con los permisos que concedes a las aplicaciones y con aquellos que no contienen el nombre de la aplicación. También debes estar alerta ante solicitudes de permisos sospechosas, inesperadas o no justificadas; cuando se te pide que inicies sesión en aplicaciones a las que ya te habías conectado; cuando las interfaces o los comandos no responden bien o cuando los botones no funcionan como de costumbre. Estos podrían ser síntomas de que tu smartphone Android está en peligro.

Este artículo también está disponible en: FrancésItalianoPortugués, Brasil

Content Manager
Former journalist. Storyteller at heart.