5 pasos y 1 clic para proteger tu nueva oficina en casa

Para gestionar de forma segura y prudente tu nueva oficina en casa, debes plantearte una cuestión: ¿perteneces al primer grupo de teletrabajadores o al segundo?

Con el COVID-19 causando estragos ahí fuera, hay dos tipos principales de personas que trabajan desde sus búnkeres domésticos. El primer grupo son aquellos a quienes sus empresas les han facilitado equipos y todo lo necesario para mantener una comunicación fácil y segura. Y luego está el segundo grupo: los que recibieron la orden de quedarse en casa a última hora, de seguir trabajando y de hacerlo con sus propios dispositivos.

Ambos tienen razones para preocuparse, dado que mezclar trabajo y ocio en una sola red acarrea un sinfín de problemas de seguridad. El ransomware lleva tiempo haciéndose pasar por otros para colarse en nuestras bandejas de entrada, y el coronavirus también es una buena excusa.

A medida que crece la amenaza médica ante el coronavirus real, los ataques relacionados con virus están aumentando de forma exponencial.  Pero las cosas cambian en función de a qué grupo pertenezcas. Si estás en el primero, no corres prácticamente ningún riesgo. Ahora, si estás en el segundo grupo, desempeñando tareas laborales desde un ordenador doméstico, hay ciertos pasos adicionales que deberías seguir para garantizar que tanto tú como tu compañía estáis a salvo.

Aquí tienes cinco pasos y un clic que harán que tu oficina doméstica (estés en el primero o segundo grupo) sea más segura:

1. Comprueba ese router wifi

El router wifi es, literalmente, la puerta de entrada a tu red doméstica, así que, ¿está bien cerrada para mantener a raya a los intrusos inoportunos? La higiene básica de una wifi comienza en el momento en que sacas el nuevo dispositivo de la caja y cambias la contraseña predeterminada que traía para crear una combinación de números, letras y símbolos más segura. Si todavía no lo has hecho, hazlo ya.

Investigaciones de Avira han descubierto que casi un cuarto de los dispositivos domésticos atacados (entre los que se incluyen los routers) funcionaban sin contraseña. Justo por detrás estaban aquellos que no habían cambiado la configuración predeterminada de su dispositivo. Es una puerta abierta de par en par para los ataques directos de piratas con listas de contraseñas predeterminadas.

Proteger el router doméstico es fundamental para cualquiera que trabaje desde casa, aunque tu empresa te haya facilitado un equipo de trabajo. La forma más sencilla de crear y gestionar todo esto es con un gestor de contraseñas, porque es muy probable que tengas más de una cuenta con contraseña.

Mientras compruebas la contraseña del router, asegúrate de que el propio router no tiene actualizaciones de firmware pendientes. De nuevo, dado que el router es otra entrada a tu hogar, asegúrate de que funciona bien.

2. ¿Estás al día?

¿Tienes el dispositivo actualizado?  Si el dispositivo se administra desde la empresa, el administrador es quien debe encargarse de esto. Si no, te toca hacerlo a ti. Las actualizaciones de programas (o incluso del equipo) son ineludibles y esenciales para estar a salvo frente a amenazas nuevas y emergentes.

Trabajar con un equipo que no está totalmente protegido es como estar bajo la lluvia mal vestido y sin paraguas: no es que la ropa que te pongas sea la causa de una infección, pero aumenta las probabilidades de que te enfermes. Los parches son especialmente importantes si vas a poner en marcha un viejo equipo con programas antiguos.

La mejor forma de estar al día con las actualizaciones necesarias es instalar un gestor de programas en el equipo para que te avise de qué actualizaciones necesitas o que lo haga por ti de forma automática.

3. Más análisis, menos trampas

Es fundamental contar en el dispositivo con un análisis de virus operativo y acreditado que bloquee los programas maliciosos, ya sean ransomware, virus tradicionales, troyanos bancarios o spyware.

Además, un buen antivirus te ayudará a reparar o poner en cuarentena de forma automática los archivos peligrosos sin que tú hagas nada. También evita que tú propagues los programas maliciosos hacia otros sistemas operativos (como una versión informática del distanciamiento social).

4. Ojo con el navegador

Hay una epidemia de interfaces relacionadas con la enfermedad que se está transmitiendo a través de enlaces y redes sociales, y que está diseñada para averiarte el equipo. El Laboratorio de protección de Avira ha bloqueado cientos de URL de actualidad y las empresas de seguridad se intercambian listas de sitios sospechosos. Al añadir una extensión de seguridad como Avira Browser Safety, puedes evitar que el navegador de tu dispositivo se conecte a sitios web infectados.

5. Protege tu privacidad con una VPN

Una red privada virtual (o VPN) crea un espacio de mensajería privado y cifrado. En Avira, lo vemos como una carta certificada y lacrada en un sobre cifrado, a salvo de los piratas informáticos en su recorrido hasta el destinatario y que ambas partes deben firmar.  Las VPN son parte esencial de casi todos los portátiles de empresa, especialmente de aquellos que usan redes no protegidas. Si tienes un equipo facilitado por tu compañía, probablemente ya tenga una VPN. Son esenciales para las empresas, pero también brindan muchas ventajas a los individuos al cortar el paso a los rastreadores y a los espías.

Basta con un clic: tu trabajo y tu hogar a salvo gratis

Como teletrabajador, eres la persona responsable de administrar tu red. Ocuparte de estos cinco pasos no es complicado ni costoso. Descarga Avira Free Security y podrás tener todas estas funciones en tus manos: gestión de contraseñas, actualizaciones de software, análisis antivirus, protección del navegador y VPN. Y puedes disfrutar de ellas de forma gratuita. Basta con un clic.

Este artículo también está disponible en: FrancésItalianoPortugués, Brasil

As a PR Consultant and journalist, Frink has covered IT security issues for a number of security software firms, as well as provided reviews and insight on the beer and automotive industries (but usually not at the same time). Otherwise, he’s known for making a great bowl of popcorn and extraordinary messes in a kitchen.