5 consejos para evitar que te roben la identidad en internet

Pregunta: “En los medios de comunicación se oye hablar siempre de robos de identidad. Hace poco me enteré de un caso en el que los ciberdelincuentes hacían compras por internet con el nombre y los datos de la tarjeta de una mujer. Gastaron miles de euros. La policía no podía hacer gran cosa, así que los estafadores seguían utilizando la identidad de la víctima de forma fraudulenta. Esto me llevó a preguntarme ¿cómo puedo evitar, por un lado, que se haga un mal uso de mi identidad y, por otro, proteger los datos de mi tarjeta de crédito”.

Respuesta: Es algo que le ha pasado a Sony, BMW, Facebook o British Airways… como sucede con las nuevas cifras del coronavirus, las noticias sobre los robos de datos de clientes están a la orden del día. Pensar que a nosotros no puede pasarnos es una falacia peligrosa. Mencionamos tres simples ejemplos: en 2018, los piratas informáticos accedieron al sistema de reservas de Marriott y, con ello, a sus 500 millones de datos confidenciales de huéspedes de los hoteles, con nombres, direcciones, números de tarjetas de crédito y de teléfono. Hasta abril de 2019, más de 540 millones de datos de usuarios de Facebook se almacenaban en servidores desprotegidos. Hasta mayo de 2019, 885 millones de documentos financieros confidenciales del proveedor financiero estadounidense First American se encontraban también en servidores de acceso público a los que podía penetrar cualquiera. Durante años fueron visibles números de la seguridad social, documentación fiscal y otra información personal. Ni siquiera los expertos se atreven a estimar la cifra real de vulneraciones de datos. En resumen: la información confidencial no está segura en las manos de las empresas. Esto se debe a errores humanos, a la búsqueda de beneficios a toda costa y a unas medidas de seguridad débiles.

En general, proteger nuestra identidad es difícil

¿Qué significa esto? Como usuarios de internet, resulta difícil o casi imposible que poder protegerse con eficacia frente a potenciales robos de identidad. ¿Por qué? Por un lado, están los datos que ofrecemos a las empresas al crear cuentas de usuario, que está claro que no siempre están en buenas manos. Por otro, cualquier persona que sepa tu nombre y se informe un poco sobre ti, puede actuar en internet con tu identidad. A fin y al cabo, casi nunca se realiza una verdadera comprobación de la identidad de los usuarios, como la que se hace al abrir una cuenta bancaria.

Consejos para evitar el robo de identidad

Pese a lo difícil que resulta protegerse del todo, hay usuarios de internet que ponen demasiado fácil la tarea de los defraudadores publicando información privada en internet como la dirección postal, la dirección de correo electrónico, el número de teléfono o, incluso, información médica y situación sentimental. Los delincuentes utilizan esa información para diferentes estafas, los programas recopilan direcciones de correo electrónico para enviar mensajes de publicidad o fraudulentos y los recopiladores de datos utilizan la información para crear perfiles de datos. Por eso, en internet solo debe revelarse información privada cuando sea absolutamente necesario. Además, cuando sea posible, compra en las tiendas online como invitado, y regístrate con tu nombre real solo si es imprescindible. También deberías utilizar una contraseña diferente para cada cuenta con la ayuda de un gestor de contraseñas.

Cómo proteger los datos de tu tarjeta

Es cierto que las entidades intentan que las tarjetas sean lo más seguras posible, pero si en un registro de datos pirateado aparece la información de tu tarjeta con nombre, fecha de caducidad y PIN, las cosas pueden complicarse. Esa información es suficiente para ponerse a hacer compras por internet. La buena noticia es que lo normal es que las entidades emisoras de tarjetas compensen posibles malos usos.

5 consejos para evitar el robo de identidad y de los datos de las tarjetas de crédito

Aunque no es posible eliminar por completo el peligro de que se produzca un robo de identidad y un uso indebido de las tarjetas de crédito, los siguientes consejos pueden ayudarte a reducir el riesgo de forma significativa.

 

  • Consejo 1: No efectúes pagos en internet con tu tarjeta de crédito. Aunque es posible reclamar cargos no autorizados en las tarjetas de crédito, hay opciones de pago mejores y, sobre todo, más seguras, como el pago mediante factura o a través de PayPal.
  • Consejo 2: Configura la autenticación en dos pasos. Si no quieres prescindir de la tarjeta de crédito cuando compras por internet, al menos configura con tu proveedor lo que se conoce como la autenticación en dos pasos. Si lo haces, los ciberestafadores ya no podrán delinquir utilizando solo los datos de tu tarjeta, ya que para realizar cualquier transacción se requiere un código adicional, que normalmente recibes en tu teléfono.
  • Consejo 3: Configura una alerta de uso. Configura tu tarjeta de crédito de tal forma que recibas una notificación, ya sea por correo electrónico o por SMS, cuando se realicen operaciones. De esta forma podrás saber de forma inmediata qué cantidad se ha cargado, cuándo ha sido y quién es el destinatario.
  • Consejo 4: Cancela las tarjetas de crédito que no utilices. Si ya no necesitas una tarjeta de crédito, dala de baja lo antes posible. Con ello no solo te olvidarás de comisiones por tenerlas, sino que también evitarás que pueda hacerse un mal uso de los datos asociados.
  • Consejo 5: Nunca des tu tarjeta de crédito a nadie. La información de tu tarjeta puede copiarse en cuestión de segundos. No se la des a nadie. Introdúcela tú mismo en los lectores y vuelve a sacarla. Cuando introduzcas el PIN, cubre el lector para que ni personas ni cámaras puedan obtener la información.

Este artículo también está disponible en: AlemánFrancésItalianoPortugués, Brasil