Skip to Main Content

4 consejos para proteger tus datos personales

Enterarte del ciberataque a una empresa de la que eres cliente es, cuando menos, angustioso. Por desgracia, decenas de empresas como LinkedIn, Target, Uber, Bank of America y Home Depot han sufrido vulneraciones de datos en los últimos años.

Una rápida búsqueda en internet muestra cuántas personas se ven afectadas: innumerables preguntas, preocupaciones y quejas relacionadas con la vulneración de datos. “Acabo de recibir una carta de un servicio del que nunca he sido cliente. Dice que la empresa en la que trabajo puso mis datos en su sitio web y que han pirateado la página”, escribe el usuario de Reddit EuphioMachine. “Al parecer, mi dirección de correo electrónico, mi nombre, mi teléfono, mi dirección y mi número de la seguridad social era visible”.

¿Sabes cómo puedes proteger tus datos personales? Si alguna vez has comprado un producto o servicio por internet, has presentado tu declaración de la renta de forma telemática o has incluido tu nombre, fecha de nacimiento y otros datos personales en una solicitud de empleo, esa información podría haberse filtrado en una vulneración de datos.

La buena noticia es que con algunas medidas y con el software adecuado puedes evitar que tus datos terminen cayendo en malas manos. Te enseñamos cómo evitar caer en la trampa.

5 consejos para proteger tus datos personales

Por desgracia, no es posible evitar del todo las vulneraciones de datos. Sin embargo, con estas medidas sí puedes minimizar los riesgos:

1. Protege tus datos como si fueran tu mayor tesoro

La mayoría de las tiendas te piden tu dirección de correo electrónico, código postal o número de teléfono durante el proceso de compra. La mayor parte de estos datos se utiliza para estudios de mercado y para personalizar la publicidad. No obstante, no estás obligado a proporcionar estos datos, ni en una tienda física ni en una en línea. Por supuesto, otra cosa es que el proveedor necesite tu dirección para hacer el envío. Pregunta tranquilamente al vendedor por qué es necesaria la información para la compra.

En cambio, si compras algo a plazos o proporcionas los datos de tu tarjeta de crédito para pagos automáticos, será necesario que reveles más información personal. Sin embargo, también en este caso puedes asegurarte de que solo facilitas los datos que sean necesarios.

2. Recurre a fuentes de información fiables

Reaccionar de forma adecuada a una vulneración de datos depende de diferentes factores. Si te notifican una vulneración de datos por correo postal y existe un riesgo concreto para ti (más adelante hablaremos de ello), debes tomar las medidas necesarias. Si, por el contrario, te informan por correo electrónico, lo primero es ser prudentes. Estos mensajes podrían ser falsificaciones de piratas informáticos (suplantación de identidad) que se hacen pasar por empresas para distribuir enlaces infectados o adjuntos con software malicioso.

También es importante saber que no todas las filtraciones de datos se hacen públicas. En privacyrights.org/data-breach, encontrarás una buena recopilación de las últimas vulneraciones de datos. Aquí puedes comprobar también si alguna de las empresas con las que compras o en las que tienes cuenta está afectada.

3. Vigila tus cuentas

Comprueba con frecuencia el extracto de tu tarjeta de crédito, los extractos bancarios y todas tus cuentas. Controla siempre que las horas de los inicios de sesión registradas se correspondan de verdad con tus conexiones.

4. Comprueba tus contraseñas

Cambia tus contraseñas de forma periódica. Y, más importante: crea una contraseña fuerte para cada cuenta.

Si te resulta complicado administrar tus contraseñas, un gestor de contraseñas puede ayudarte. Y siempre que sea posible, deberías utilizar además una autenticación en dos pasos.

Qué hacer en caso de vulneración de datos

Aunque hayas tomado todas las precauciones, sigue existiendo un riesgo residual. Sin embargo, no debe cundir el pánico si te enteras de que se han filtrado tus datos personales. Lo primero que tienes que hacer es averiguar qué información se ha visto afectada para dar entonces el siguiente paso.

Hay tres niveles de riesgo en relación con el robo de datos:

  • Riesgo bajo: existe con todos los datos que son fáciles de averiguar. Ejemplos de ello son tu nombre y apellidos, tu fecha de nacimiento y tu dirección actual o anterior. En general, si solo disponen de esta información, los piratas poco pueden hacer. En este caso, tienes que mantener los ojos abiertos por si sucede algo sospechoso, pero es probable que no haga falta hacer nada más.
  • Riesgo medio: si un pirata informático ha tenido acceso a tu dirección de correo electrónico o al número de tu tarjeta de crédito, debes tomar medidas. Ten cuidado ante correos electrónicos sospechosos con peticiones o enlaces extraños. Informa a tu banco de que te han robado información de la cuenta. Solicita una tarjeta de sustitución y bloquea tus tarjetas actuales.
  • Riesgo elevado: si te han robado los datos de tu pasaporte o documento de identidad, tu número de cuenta o el código de seguridad de tu tarjeta de crédito, debes actuar con rapidez. Si un pirata ha robado estos datos, sabe muy bien que dispone de poco tiempo antes de que el banco bloquee tu cuenta, por lo que tratará de hacer el máximo daño posible y lo más rápido posible. Llama de forma inmediata a tu banco o al emisor de tu tarjeta si sospechas que han robado tus datos. Te informarán de los pasos necesarios.

Un último consejo

Una buena estrategia para poder proteger tus datos personales siempre implica algo de esfuerzo: no tienes que caer en la pasividad y debes mantener una atención constante. Pese a todo, el riesgo cero no existe y pueden darse vulneraciones de datos. Sin embargo, si te mantienes alerta en temas de seguridad y protección de datos, estarás mejor preparado en caso de emergencia.

  • Bloquea las cookies de terceros: las cookies indican a los anunciantes qué sitios web has visitado para que puedan ofrecerte anuncios personalizados. La mayoría de los navegadores permiten desactivar en la configuración estas cookies con solo unos clics.
  • Desactiva JavaScript: hay algunos sitios web que funcionan con limitaciones sin JavaScript o que no muestran todo el contenido. Sin embargo, los anunciantes pueden rastrearte con el lenguaje de programación JavaScript.
  • Permite el uso de complementos de privacidad: tu navegador tendrá la opción de incluir complementos de privacidad que bloqueen de forma automática posibles rastreadores. Existen distintas versiones: algunos solo bloquean los rastreadores, otros solo permiten que tu navegador visite sitios web seguros y cifrados.
  • Navegación anónima: por último, y también importante, tu navegador debe tener una función de navegación privada. Esta función elimina las cookies, el historial y los archivos temporales en cuanto cierras la ventana del navegador.

Al proteger tus datos, mantienes a raya a los piratas informáticos, así que reducir tu huella digital es siempre una buena idea.

Este artículo también está disponible en: InglésFrancésItalianoPortugués, Brasil